Tú, mi luz (9)

No voy a andarme con rodeos, señor Cirtell. El capitán Fox me ha confirmado que usted es un hombre de confianza además de discreto y fiel a nuestra causa.
El Marqués había tomado una postura cómoda y relajada en una de las butacas y sorbía a pequeños tragos el té humeante que acababa de preparar. Una pequeña nube de leche se posó en su bigote pelirrojo dándole un toque un tanto ridículo. No parecía un ser intimidatorio ni feroz como relataban las historias de los marineros, pero sería injusto juzgarle de antemano.
El capitán Fox, sin desviar la mirada de la mancha blanca en el bigote del franco, continuó la conversación:
Estamos en peligro, amigo. Los informadores de Defoix llevan semanas en la ciudad recabando todo tipo de detalles, al parecer la muerte de nuestros compañeros no fueron accidentales.

—Así es. Creemos que los ataques vienen de la iglesia, los obispos están nerviosos, se sienten amenazados con nuestras creencias.

—¿Pero por qué? ¿Qué tienen que ver con nuestros ideales? —pregunté al mismo tiempo que intuí la respuesta y la planteé en voz alta—. Animamos al conocimiento, al estudio, al poner en duda todo lo que no comprendemos. Somos una amenaza para su fe…

Fox me palmeó el hombro en señal de ánimo. Aquello era serio, si la religión se sentía amenazada no tendría reparos en hacer uso de todo su poder para poner freno a cualquier muestra de alzamiento contra ella.

—Señor Cirtell, ¿es sabedor del recibimiento que se me profesó cuando arribé a la ciudad? —preguntó adelantando su cuerpo hacia la mesa y clavándome una mirada que intentaba ser intimidatoria, sin éxito debido a la mancha de leche.

—Sí. Fui testigo de su ataque, estaba a pocos metros del barco.

—Y…¿No tendrá idea de quién pudo ser el atacante?

Comencé a sentirme incómodo, la manera en que me hacía las preguntas sonaban a acusaciones, me envaré:

—Espero que no esté dudando de mí, Marqués Defoix, porque se equivocaría…

—Bueno, bueno, ya es suficiente, Marqués —intervino el capitán —. Este señor, como ya le dije, es como un hermano para mí. Jamás desconfiaría de él.

—Sí, eso parece —terció Defoix —. Pues señores, según mis informadores las ratas han llegado al interior del barco y nos están espiando. Alguien cercano, lo suficiente para enterarse de nuestros movimientos… Pondré a varios de mis hombres en alerta y espero que la rata salga antes de que abandone la ciudad porque de no ser así tampoco podré confiar en ustedes…

Aquello era una amenaza en toda regla: si no podía confiar en nosotros no nos ayudaría y mucho menos nos abriría las puertas a la gente poderosa que pensaba igual que nosotros. Sin su ayuda nuestros ideales agonizarían con el tiempo y nuestros cuerpos acabarían sin vida de alguna forma casual: muerto el perro, muerta la rabia.

—Yo mismo intentaré encontrar al chivato, Marqués Defoix. Llevo en esta ciudad toda la vida, la gente me conoce y confía en mí, seguro que consigo información sin levantar sospechas.

—Te ayudaré en todo lo que necesites, amigo —dijo Fox.

—Perfecto, caballeros —El Marqués se levantó y por fin se restregó el bigote con la manga de la camisa borrando la ridícula mancha —. Y ahora vayamos a por mi mujer, no quiero que se lleve toda la mercancía de su almacén, ya sabe, mujeres…

Aquí sigo, empecinada en continuar con la historia, una historia que se suponía romántica y que va autodefiniéndose ella misma, a su ritmo. Mis disculpas, no puedo controlarla. Tampoco espero que tenga muchos seguidores, como bien dijo Israel “El mismo título con una serie de números detrás, tira para atrás a cualquiera”. Así que nada, voy a ver dónde me lleva, si es que me lleva a algún lado…

Anuncios

5 Comments

  1. Es interesante esto de leer una historia en orden inverso; da una visión diferente..
    Bueno, aquí estamos con la trama de fondo. Me gusto desde el principio, le da mayor profundidad a la historia, y la hace a la vez más robusta, con más aristas y nuevas posibilidades.
    No se a donde te lleva, espero que tu si, pero promete, y se intuye que las tramas se irán entremezclando cada vez más.
    Mola.
    Vas mejorando… es decir, como los leo al revés, vas empeorando 😂😂👍

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s