Tú, mi luz (10)

Aquella misma noche tuve otra visita, esta vez más agradable. Oí llamar a la puerta del local con timidez. Me asomé a la ventana, pero el visitante estaba justo debajo del alfeizar y no podía ver quién era. Al no obtener respuesta la llamada se volvió más intensa. Me puse los zapatos y cogí una de las herramientas de metal como protección ya que desde la visita del Marqués y el capitán creí conveniente tomar precauciones.

—¿Quién llama? ­—pregunté con la voz más valiente que fui capaz.

—Soy yo maestro, Marinet.

Mi diosa, mi musa, mi bella Marinet. Solté la herramienta provocando un ruido sordo al caer al suelo y me apresuré a correr los pestillos. La muchacha se cubría el cuello y los hombros con una media capa de lana, que con probabilidad habría tejido ella misma. Sus ojos estaban cristalinos por el frío y la nariz colorada.

—Vamos pasa, Marinet. Hace mucho frio aquí afuera.

Marinet cruzó el umbral y me acarició la mejilla con unas manos heladas que a mí me parecieron fuego tal y como consiguieron avivar mi cuerpo. Eché un leño en la estufa de hierro y le animé a que se arrimase.

—Pensé que ya no querías volver a verme, Marinet. Desde aquella noche…

—Nada de eso —negó con la vista fija en las llamas.

—¿Entonces? ¿Por qué no he vuelto a saber de ti?

Marinet se levantó y se sentó a horcajadas sobre mí. Volvió a acariciar mis mejillas y posó el dedo índice sobre mis labios.

—Creo que me estoy enamorando de ti —susurró. Comenzó a hacer movimientos circulares con la cadera y empecé a suspirar. —. Eso me da miedo, he intentado alejarme, pero no puedo.

Abrí los ojos y le cogí del mentón:

—No debes temer nada, mi amor. Te quiero, eres lo más real y bueno que me ha pasado nunca. Me haces sentir vivo, me das fuerza para continuar con todo esto. Tú me motivas para que apueste por el cambio.

La joven aumentó la velocidad de los movimientos robándome un jadeo y continuó susurrando:

—No me gusta el Marqués, y mucho menos su esposa. Creo que es más peligrosa y audaz de lo que aparenta.

—Eso no es problema tuyo, mi amor —Conseguí decir entre jadeo y jadeo. —. Yo me encargaré de todo, ellos solo quieren ayudar…

—Sí, supongo…

Ya no pude aguantar más y con movimientos desesperados conseguí deshacerme de su vestido que acabó tirado en el suelo. Recorrí su cuello  y su pecho con mi lengua y la levanté para volver a sentarla sobre mí pero de espaldas movido por un deseo desenfrenado. Estaba convencido de que mis jadeos y sus gritos de placer despertarían a los vecinos, pero no me importaba. La agarré de la cintura y fue cuando vi una mancha morada y amarillenta bajo sus costillas, después le preguntaría sobre lo que le había pasado, en ese momento solo podía pensar en estallar de placer.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

10 Comments

  1. Y resulta que este lo he leído sin leer los anteriores. Y resulta que esto huele a libro, a buen libro que todo hay que decirlo. Yo no te mentiría.
    Tienes que seguir, tienes que acabarlo, y después dejarlo reposar un poco antes de volver a el, y entonces revisarlo y publicarlo.
    Y tú sabes, puedes y debes hacerlo. Así de sencillo.
    Mejoras cada día, me sorprendes y me gusta mucho como escribes. Y yo no te mentiría.
    Ánimo, y enhorabuena compañera.
    👏👏👏
    Y ahora

    Le gusta a 1 persona

    1. Y resulta que acabas sonrojándome😄
      Mucho le falta a esto para “ser” un libro. Es cierto que esto puede alargarse, en mi mente ya lo ha hecho, pero falta desarrollarlo, plasmarlo en papel. Y mucho trabajo, mucho. He releído algunos capítulos y también tendría que corregir o “moldear” algunas cositas. Soy consciente del punto en el que estoy: o lo dejo o continuo hasta el “fin”, la peor de las encrucijadas…
      Aún así, gracias por tus palabras, compañero.😘

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s