Nada como nadar.

Una repentina lluvia de otoño deja a las olas sin huellas que borrar. Nubes arrepentidas que le devuelven lo robado a la mar. De la bruma surgen imágenes desfilando por el arco de la playa como hormigas, sufridas porteadoras de recuerdos, momentos sin orden formando una hilera absurda sobre la arena. 

Y yo.

Prisionero de soledades, ahogado en dudas y hastiado de preguntas que no sacian, empachado de respuestas que acarician la conciencia, pero no calan, mienten por no doler.

No me apetece que haga frío, y hasta sé negarlo para hacer que no exista. Podría resguardarme en el calor de esos recuerdos, sentirlos de nuevo. No muy lejos de aquí, sobre una arena como esta, pero hace tanto…

¿Por qué habré tenido que volver? Me estoy calando. Esto no es el jodido paraíso por el que hacen tantos kilómetros. No sé que carajo hago aquí. ¡No sé que carajo hago en ninguna parte!

La resaca tiene antojo por unos cuantos trapos mojados. Vuelve una y otra vez queriendo arrastrarlos, y a tirones se los disputa a la arena. Un par de ojos marrones, rojos de salitre y frío, ríen mirando como se trajina su ropa.

Está fría.

Y de tan fría, quema. Y limpia, y empapa por dentro. Lava hasta el pensamiento. Desnudo y loco en este mojado vaivén. Si me vieran… ¡Idiota! Total, llueve. ¿Qué más da?

Y todas esas imágenes.

Ya no están en fila. Aunque si lo están, pero no para mí, no desde aquí. Ahora empiezan a tener algún sentido. Ahora son.

Joder, me estoy helando, pero da igual, ha valido la pena. No podía, cuántas veces lo había intentado pero, ¡no!, ¿como iba a poder nadar en la arena?

Por Israel, a peticion de Themis.

 

 


 

beach-art

… el frío se dejó sentir, más allá que la voz me indicó:

-Córrete un poquito y ahí está el sol- sin embargo siendo honesta en mi terquedad, no le hice caso, no podía detenerme en seguir leyendo para saber hacia dónde iba, me ganó la curiosidad.

Seguí a las filas de hormigas para ver si me mostraban cómo darle la vuelta, sin embargo ese camino trillado no daba para más.

-¡Córrete!- me decía algo dentro- ¡Deja de temblar como vara! – pero ansiosa de seguir adelante hacia donde la muchedumbre de hormigas se dirigían, no me daba para detener el paso y salirme fuera de la corriente, me volvería un “outsider”, ¡qué horror!, estaría sola en este mundo…

Siguiendo, siguiendo me encontré con algunas” puntadas ” como esta:

“Empachado de respuestas que acarician la conciencia, pero no calan, mienten por no doler.” , ¡cómo hicieron eco a mis oídos! esas palabras.
Me sonaban a algo muy conocido: “Cuesta Abajo en mi rodada, las ilusiones pasadas ya no las puedo arrancar….” y me seguía la voz diciendo, despacito y sin apuros, con un cierto dejo burlón, como de algo dentro que hace siglos espera:

-Así es cuando uno no se zambulle dentro de la conciencia, sabe que está y no se atreve, la desconoce, ebrio del conocimiento en palabras, oponiendo resistencia por no desenganchar , ese miedo por tenerla tan cerca, creer que siempre habrá tiempo para llegar, por eso, ¿por qué no esperar un poquito más?.

Pregunta engañosa.

Respuesta: Suelta todo.

¡Sumérgete ya!

Acotación al margen.

“¿cómo iba a poder nadar en la arena?”

La arena es un mar para dibujar.

Por Themis, que además propone continuidad…

Gracias por cumplir con mi petición, como tú me robaste la imagen, te robaré las palabras igual que, las “nubes arrepentidas que le devuelven lo robado a la mar” y si fuera que no nos robamos nada y si no nos pertenece …. ¿qué será?…

Preguntándome eso estaba cuando sentí una invitación a jugar:

-Contesta tú también para que se arme un juego, donde otros tal vez se atrevan a entrar y a jugar, por jugar nada más como cuando se es libre como niño.

Anuncios

7 Comments

    1. Es eso, las palabras de Themis me inspiraron un poco aquello de los arboles que no dejan ver el bosque, y tal vez para ser quien uno es haya que meterse en el agua para ver las cosas de otra forma.
      Un abrazo, nos vemos pronto, que me parece que ya mismo te va tocando turno!

      (Por cierto, ya ves que no es nada complicado escribir para los demás… no más que escribir… ahí lo dejo…)

      Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, aunque me quede en aprobado raspadillo. Por cierto ¿por qué no te subes a este carro? No hay compromiso, solo escribir algo de vez en cuando… para alguien.
      Se tarda menos que en dar un abrazo. Que, por cierto, te doy encantado!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s